lunes, 12 de abril de 2010

prosa para el ser amado


La tristeza es un sentimiento que se aposenta, dentro de nosotros y nos invade, una sensación de vacío que produce tanto dolor, en ocasiones hasta nos lleva a la amargura.

No sería mi propio caso, porque la melancolía de la que hablo lo que está haciendo es llenar mi espíritu de mis propios demonios, que quizás estaban dentro de mí, pero dormidos, al despertar se colocan con tal ingenio que consiguen perturbar la paz y la serenidad, que tanto se anhela.

No  es imposible que tanto amor, tanto derroche de dedicación, tanta entrega  aporte a su historia las incertidumbres ilógicas de las batallas no peleadas, sin culpables, ni inocentes, ni tan siquiera neutrales,  como podrían ayudarme a liberar lo que son mis propios miedos, esos que alteran y agitan el vivir diario y placido que los humanos buscamos con vehemencia.

Hay amor si tu pudieras ayudarme, si en tu regazo yo pudiera apoyar mi cabeza, y encontrara la tranquilidad que mis entrañas reclaman incansablemente, sería entonces cuando quizás, hallaría la calma que solicito  persistentemente amándote.

No es que este cansada de decir el amor que proceso y que tu sabes, es que me duele el corazón y sin remedio sigo queriendo a todo lo que tu representas, porque sea como fuere así empezó esta crónica, amándote a ti, y así a de continuar por días sin definir.



7 comentarios:

Maria José Acuña Belaustegui dijo...

Contra los sentimientos no se puede luchar, por eso hay que vencer los miedos, dejar que hable el corazón, para liberar lo que lo angustia, el miedo a amar es el más difícil de vencer, porque no deseamos sufrir, preciosa prosa Chiqui, de ti no se puede esperar menos, porque cada día creces más, besitos

Esencia dijo...

No es que este cansada de decir el amor que proceso y que tu sabes, es que me duele el corazón y sin remedio sigo queriendo a todo lo que tu representas, porque sea como fuere así empezó esta crónica, amándote a ti, y así a de continuar por días sin definir.

Que final amiga... las cosas no son tan complicadas si el amor existe en ambas partes... las complicamos nosotros la mayoría de las veces por no enfrentar o saber enfrentar ciertas actitudes que para uno son minúsculas y para el otro inmensas... con lo fácil que sería prestar esa mínima atención al estado anímico-emocional del otro y volcarse en apoyarlo... amares es muy sencillo si nos dedicamos a amar ...

Me encantó leerte y reflexionar.

con cariño, esencia.

GOGO dijo...

el amor saca de nosotros lo mejor y lo peor...no es facil el equilibrio...pero vale la pena el intentarlo..si de veras vale la penaa..

lujito el leertee..!!

mi cariñoo entregado en manooo...!!

enrique martinez dijo...

continúa busqueda del amor ebelin, aunque a veces salgamos algo dolidos de toda relación, pero nos volvemos a regenerar y a nos volvemos a encontrar con nosotros mismos..un placer leerte...

Raquel Nieto dijo...

Qué lujo leer la suavidad íntima de tus letras. El peso de la decisión. La fuerza de la vida. Cuando cada palabra pide a la otra, estoy ante un corazón que habla. Así de simple.
Cariños amiga.
"Diana".

ARAMIS dijo...

no hay que cansarse tal vez se canse el cuerpo pero no el espiritu.
sienpre hay que alimentarlo con nuevas ideas, nuevos proyectos, nuevas iluciones. saludos..desde..


un mar de sentimientos.

luna eterna dijo...

hola hermosa prosa,profundas palabras que nos dejan sentir la intensidad de tu alma, esas ansias de sentirte amada.
Gracias por compartir tus palabras y solo puedo decir una cosa,
el amor eterno si existe solo requiere sabiduría y madures.
Saludos.